Salvar el matrimonio
desde la restauración del cónyuge

Bienvenido, aquí encontrarás ayuda y consejos para toda relación de enamorados que estén casados en un matrimonio católico, cristiano, civil o de unión libre.

Queremos ayudarte a encontrar la manera de superar una ruptura amorosa o  problemas matrimoniales, empezando con la restauración primero de cada uno de los cónyuges. Pero necesitas ubicarte en el orden correcto de las cosas, para tener avances reales y duraderos que permitan llegar a la reconquista para evitar el divorcio y prepararse para la reconciliación.

Por favor permítenos guiarte paso a paso en cómo identificar la fuente del problema para conocer sus raíces, y, una vez las conozcamos, poder juntos trabajar en el asunto y acompañarte a lidiar con las consecuencias que hoy están afectando tu vida.

7 Pasos para empezar la Restauración Matrimonial

Mi relación está en crisis

Lo primero que necesitas hacer es calmarte. Puede que en tu afán de recuperar tu relación estés insistiendo o presionando de forma incorrecta, o tratando de resucitar el amor a la fuerza.

Es posible que estés enfrentando alguno de los casos más típicos de la ruptura matrimonial, como la dificultad para superar una infidelidad o el abandono de tu pareja, o maltrato emocional e incluso abuso físico.

Tu mente puede estar atrapada en el ciclo del dolor y la ofensa por todo lo que has vivido, e incluso tratando de pensar en lo que tu pareja hace a tus espaldas. Ya no hay confianza y no sabes cómo hacer para protegerte y a la vez no perder a tu ser querido. Debido a toda esta tormenta de emociones y pensamientos no logras saber qué hacer para salvar tu matrimonio o cómo sacarte a esa persona de tu cabeza y tu corazón. 

¿Necesito una terapia de pareja?

Hay que detener la angustia que nos hace llorar desconsoladamente.
Al poder encontrar la calma aun cuando el problema no se haya solucionado, podemos evitar una mayor depresión, una en la que nos podemos hundir agravada por falta de sueño y mala alimentación. Necesitas entender que entre más triste te sientas el apetito y la posibilidad de conciliar el sueño se esfuman, lo cual complica tu condición y aumenta las posibilidades de caer en depresión,  desesperación,  estrés y ansiedad. El problema de pareja ya es suficientemente agotador, como para sumarle más problemas, como uno de salud. 

Por otro lado, es posible que la ruptura o dificultad de pareja afecte las finanzas, ya que una separación es costosa, lo cual también adiciona una complicación a tu estado anímico.

Mi bienestar es importante

Es muy importante aceptar que la lucha empieza por garantizar tu bienestar. Necesitas enfocarte en estar lo mejor que puedas en lo que aún se puede  controlar. Es cierto que estamos pasando una separación de pareja o un divorcio del matrimonio que nos ocasiona ofensa y tristeza, pero dejarnos caer en depresión no producirá la fe y esperanza que se necesita de manera fundamental para tener bendiciones en tu relación de pareja.

El avance empieza con mi cambio

Para entender más profundamente cómo ocupar la mente en pensar con fe y esperanza, es importante que te tomes el tiempo de realizar el manual de restauración. Este manual está diseñado para llevarte de la mano a revisar qué aspectos de tu personalidad requieren sanidad y qué otros deben empezar a ser cambiados para poder llegar a un matrimonio de bendición.

Estas son unas de las razones y preguntas que normalmente se hacen las personas que están en proceso de separación o están separadas.

Y son una introducción del por qué usted necesita su restauración primero.

¿Necesitas ayuda en la restauración de tu matrimonio?
Te podemos ayudar solo si entiendes y te comprometes con los siguientes pasos:


Paso 7: Restauración del matrimonio
Paso 6: Reconstrucción y Edificación del matrimonio
Paso 5: Oportunidad de Reconciliación
Paso 4: Perdón y Sabiduría
Paso 3: Relación con Dios
Paso 2: Formación Espiritual
Paso 1: Arrepentimiento

Paso 1: Arrepentimiento:
Necesitamos conocer y aceptar cuáles son los factores tuyos (No los de tu pareja) que llevaron su relación a la ruptura. Cuáles hicimos nosotros y qué debemos hacer para no repetirlos.

Paso 2: Formación Espiritual
Debemos conocer las instrucciones de Dios para poder llevar un matrimonio en las mejores condiciones posibles. Pero estas instrucciones comienzan en las personas que componen el matrimonio (Primero en ti), haciéndose conscientes de su responsabilidad como cónyuges.

Paso 3: Relación con Dios
Esta es la responsabilidad que tú debes tomar como una decisión personal, en donde debes someterte y obedecer para ser instruido, restaurado y fortalecido para enfrentar los retos de la vida y los impactos que tienen estos en el matrimonio. En otras palabras, la Restauración debe empezar por ti, independientemente de que haya o NO restauración matrimonial.

Paso 4: Perdón y Sabiduría
Las personas generalmente piensan que ya están listas, restauradas y preparadas para enfrentar la reconciliación del matrimonio, pero esto solo se comprobará cuando vengan las dificultades, las ofensas y los desacuerdos que pondrán a prueba si realmente hemos perdonado como para no reaccionar emocionalmente dolidos u ofendidos. Necesitamos estar firmes en intimidad con Dios, para contar con la sabiduría suficiente que nos permitirá darle el manejo correcto a cada conflicto. Esto es fundamental para NO TOMAR DESICIONES basadas en EMOCIONALIDAD.


Paso 5: Oportunidad de Reconciliación
Dios si hace el milagro de una oportunidad de reconciliación, pero no se debe confundir con un milagro de restauración del matrimonio. Aquí es donde toda nuestra relación y fidelidad para con Dios se pondrán a prueba, y es donde muchas personas no tienen éxito. Esto ocurre porque principalmente no tenían una verdadera relación con Dios, y solo estaban en búsqueda de un milagro, o también porque hicieron todo “solo por el matrimonio”, y no pasó nada en su corazón. Entonces, ocurre que en el momento crítico se desperdicia la oportunidad, solo para comprobar que una oportunidad se hace inútil cuando no tenemos la capacidad de aprovecharla realmente.

Paso 6: Reconstrucción y Edificación del matrimonio
Ahora que se ha restaurado la comunicación y convivencia de los cónyuges en un mismo techo, se deben adaptar nuevas dinámicas para trabajar la comunicación y resolución de conflictos. Pero esta fase sigue siendo muy delicada pues los cónyuges necesitan someter sus vidas a Cristo para poder recibir el “querer como el hacer” que provienen del Señor, y así convivir dando frutos de humildad y misericordia en cada situación del hogar. Adicionalmente es importante que en la relación se mantenga contacto con la iglesia, consejeros matrimoniales, terapeutas, etc., pero principalmente se debe tener en cuenta que la pareja necesita formar, mantener y depender de una relación íntima diaria con Dios, donde Él sea lo primero y más importante.

Paso 7: Restauración del matrimonio
Si todo lo anterior se está poniendo día a día en marcha, el resultado de tu relación matrimonial evidenciará cómo está tu relación con Dios.
¿Cómo está tu relación con Dios?, se reflejará en tu relación de pareja.
OJO: Se refleja en qué haces TÚ con tu pareja, y No en qué hace tu pareja contigo.
A este paso, si entendiste que tu relación con Dios es personal y no depende de lo que haga o no haga tu pareja, estarás en la capacidad de resistir las caídas de tu cónyuge, pues ahora este empezará un proceso de los primeros 4 pasos mencionados anteriormente. Esto requerirá tu apoyo, comprensión, misericordia, ayuno y oración en todo momento, hasta que el corazón de tu pareja se estabilice en intimidad con Dios.

Esta etapa de tu pareja puede convertirse en un factor destructivo para el matrimonio, si el que se supone estaba bien con Dios (o sea tú) no lucha en las fuerzas del espíritu, o permite que decaiga su relación con Dios, en cuyo caso sería más factible la total destrucción del matrimonio.

Nosotros podemos ayudarte en los primeros 3 pasos, pero los frutos de tu compromiso con Dios te ayudarán en los demás.

Debes entender que no puedes hacer este proceso de restauración personal si lo intentas solo por salvar un matrimonio, no puedes hacerlo solo por eso, esto lo debes hacer es por ti.

La mayoría de parejas que se separan tienen la posibilidad de reconciliarse, pero a veces en el afán por recuperar el matrimonio y darle una cura al corazón para aliviar el inmenso dolor de la separación, insistimos y nos enfocamos en encontrar el milagro que haga que tengamos  un matrimonio feliz al volver nuestra pareja. 

Esto ocurre, en gran medida porque nuestra programación mental nos dice que solo si nuestra pareja vuelve, podremos quitar este dolor que nos está matando. Pero el problema es que  la prisa evitará que  comprendas que antes de arreglar el matrimonio o restaurar el hogar, hay un orden que se debe seguir, el cual garantiza que una vez se reconcilien no se vuelva a romper la relación, llegando a la destrucción del matrimonio o separación definitiva.

Esto te lo explicamos con el siguiente ejemplo:

Piso 3: El Matrimonio
Piso 2: Tu cónyuge
Piso 1: Tú

Si el piso 1 y el piso 2 están torcidos, agrietados, débiles o desunidos, tu relación de pareja va a colapsar de nuevo debido a la falta de perdón y restauración personal,  y después de cada nueva reconciliación se irá deteriorando a tal punto que el vínculo se debilita y  se destruye la relación de pareja.

Debemos distinguir la diferencia entre Reconciliación y Restauración.

 

Reconciliación: Es ese nuevo re encuentro de la pareja después de la ruptura.


Restauración: El trabajo que hacemos como pareja de la mano de Dios para evitar que la oportunidad de la reconciliación se desperdicie. 

 

La oportunidad suele aparecer en varias ocasiones. Pero una vez suceda esta reconciliación conyugal o de la relación de pareja, ¿A quién se va a encontrar su cónyuge?

Entendamos que si no ha perdonado una infidelidad de su pareja, o el abandono del hogar por parte del cónyuge, o los recuerdos del maltrato físico y psicológico. En el primer desacuerdo que suceda las peleas y reproches serán una respuesta inmediata al problema. Y esto echará a perder la oportunidad. 

No conviene para nada que la oportunidad llegue antes que la restauración personal.

La confianza se pierde por completo por las mentiras de su pareja, las infidelidades que son negadas hasta la muerte, aun cuando usted le aportó las pruebas. No le van a dejar tener paz cuando usted note que pasa mucho tiempo pegados al celular, usted insistirá de nuevo en preguntar con quién se habla y al tratar de revisar los chats se estrellará cuando vea que le puso contraseña o se la cambió. 

 

Seguro usted no se va aguantar las ganas de comenzar con la discusión, reproches y a reclamar todo lo que había pasado antes de la reconciliación. Y esto de nuevo ocasionará esa atmósfera de conflicto familiar, en donde empiezo a pagar mal con mal, hasta ocasionar que de nuevo se rompa la relación.

 

 

Por esto la oportunidad de reconciliarse no puede suceder antes de restaurase del dolor y la ofensa, para poder llegar al perdón genuino de corazón, que permite el verdadero borrón y cuenta nueva para continuar juntos.

La gente casada piensa que va ser feliz solo por contraer un compromiso del pacto matrimonial en una iglesia. pero aún por cumplir con el sacramento religioso de la biblia, el matrimonio católico, el matrimonio cristiano, o las otras formas de pareja como lo es el matrimonio civil y la unión libre…

 

 

Fallan por creer que el amor de pareja nunca se les va a acabar, nos casamos sin realmente saber qué es el matrimonio, qué significa el matrimonio, cuáles son sus requisitos.

 

 

Hemos minimizado la importancia del sacramento matrimonial a una boda donde lo importante es la iglesia donde nos casaremos,  cómo será el vestido de la novia, que deje a todos con la boca abierta y despierte envidias, el protocolo de las damas de honor con vestidos hermosos y elegantes, las argollas en oro y piedras lujosas, el tan elaborado pastel de bodas, los ramos de flores y sus pajecitos, muchos invitados y las fotos que inmortalizaran el recuerdo, como “el día más feliz de nuestras vidas”. 

 

Y la que aún no ha hecho su boda, en su imaginación espera que sea un momento hermoso. Los novios de hoy en día ya no tienen mucho afán por la noche de bodas, muchos ya se han adelantado a degustar del sabor de la pureza que se suponía se consumaba en la “luna de miel”.

 

 

Estamos muy equivocados sobre esto y realmente necesitas entender qué fue lo que se hizo mal, independiente del tipo de matrimonio que hayas tenido o si te casaste por lo civil o fue una unión libre. Por favor visita el siguiente link: ¿Por qué se destruye mi relación?

Todos pasamos por crisis matrimoniales o problemas en cualquier tipo de relación de pareja, pero debemos entender que si vamos a luchar por nuestro matrimonio para rescatarlo y salvarlo de la separación que no queremos llegue al divorcio, es entender que: El CAMBIO PRIMERO EMPIEZA POR MI.

 

 

La restauración una relación debe empezar primero por mí, que se supone soy el más interesado en salvar mi matrimonio, no podemos pensar que para empezar primero lo debe hacer el otro que seguro se ve el menos interesado. 

 

Todos tenemos la responsabilidad de luchar por el matrimonio, la pareja, el amor, pero esta responsabilidad es individual, cada uno la debe dar por la pareja. Y tendremos que empezar nosotros, aunque nos parezca una causa perdida o tengamos la evidencia de que el otro no quiere.

 

No todos los matrimonios arreglados fracasan, como tampoco todos los matrimonios enamorados funcionan si no se trabaja en la comunicación asertiva.

Aquí tenemos 2 casos bastante complicados. Y en este momento de su lectura si usted está lleno de ofensa y dolor, la respuesta no le va a cambiar el panorama, pero si podemos trabajar en la mejor manera de aceptar esta situación. Este es un tema que realmente necesita de una profunda restauración personal para poder seguir adelante, el manual de restauración le puede ser muy útil.

 

Hay relaciones que se rompen formando otros hogares y esto complica todo. Pero esto solo es un acontecimiento más de los muchos que sé que han venido desarrollando en la mala dinámica de pareja.  Algunos se sostienen un tiempo muy corto, fracasan y se les da volver al matrimonio, Y se sienten confundidos pero tampoco están seguros de haber regresado. Entonces el problema del matrimonio escala a ser un ciclo de “seguimos juntos pero mi pareja sigue viéndose con la otra persona”. Siendo esto de total destrucción para la estabilidad de la pareja, la familia y las personas involucradas.

 

La decisión de cuando reconocer que ya no hay nada que hacer por el matrimonio, es la que muchos podrán aconsejar ser la más fácil de aceptar. Pero es precisamente en la que nadie quiere realmente afrontar. Y reconocemos que no tiene que ser la primera alternativa en aceptar, sin primero haberlo intentado todo. Pero también entendamos que no se trata de intentarlo todo en nuestras ocurrencias, sino haciéndolo de la manera en que Dios diseñó el matrimonio.

 

Testimonio de una mujer que supero la difícil situación de la amante de su esposo embarazada.

 

El perdón es la clave de la reconciliación, y recordemos que a la primera persona que lo va a beneficiar es al que lo da. No existe manera de continuar una vida en paz, con una mente saludable, cuando no hicimos un proceso de perdonar. Y se acostumbra uno a vivir con la culpa de lo que nos hicieron o hicimos, manteniendo el pasado como en una bolsa llena de rencor que huele mal y que con rabia llevamos a todo sitio. Nosotros también tenemos derecho a rehacer nuestra vida y superar el pasado. Esto es otro beneficio que será guiado a encontrar en el manual de restauración.

En la desesperación de encontrar cómo salvar mi matrimonio, tendremos el motor de la incertidumbre alimentado por la ira o el dolor. Y vamos a empezar a probar todo lo que alguien nos diga que funciona, ahí somos vulnerables a encontrar gente que se aprovecha del dolor, guiándonos a brujería, lectura de cartas y otros encantamientos que se suponen son para ayudar el amor. Se compran libros de superación familiar y de terapia para parejas.


Se invierte dinero en terapeutas, psicólogos y consejeros matrimoniales. Ahora sí queremos ir a una iglesia católica o cristiana y retiros matrimoniales o de parejas y pedirle a la gente que haga una oración poderosa que Dios responde por la restauración de mi matrimonio, y empezamos a orar y ayunar, pero nos frustramos al no ver resultados.


Con el Manual de Restauración se guía a la persona que ha reconocido la ayuda de Dios como su salvación, para que pueda escuchar la voz de Dios y fortalecer su oído espiritual a tal punto que podrá renovar su mente y superar de manera sobrenatural la situación que sea en su vida.


Tenga en cuenta que la ayuda profesional, consejeros, terapeutas, libros de superación, la iglesia. Seguro todos le pueden aportar algo positivo, pero si su mente no es renovada, usted solo alimentara su morbo de ver que ofrecían, pero no se comprometió con la trasformación que cada uno de estos le podía dar.



Esta respuesta nadie se la podrá dar, es un asunto íntimo entre usted y Dios. De hecho nosotros no podemos salvar un matrimonio ni a una persona. Pero sí estamos seguros, que Dios sí quiere salvar y restaurar los matrimonios. Jesús es el salvador que puede devolver el amor a la pareja, pero la primera restauración que debe suceder en su vida, es su relación con Dios. De esa relación con Dios, Él le proveerá estrategias y fuerzas para enfrentar lo que se suceda. El manual de restauración le enseña cómo sucede esto.


Le recomendamos ver el siguiente testimonio:



¡Necesito restaurarme!

Ir al Manual de restauración

¿Te quedaron dudas?

Háblanos al WhatsApp

"A la verdad la mies es mucha,
más los obreros pocos"

Mateo 9:37

Quiero ayudar a otros

¿Tienes experiencia en la consejería y quieres servir?

Aprende consejería

Podemos ayudarte a guiar a otros

Herramientas virtuales para la consejería

Manual de Restauración con Semi - Test

Manual de consolidación para el discipulado.

Serie para ver en pareja enfocada en la comunicación

Alguien puede estar necesitando ayuda

Y puedes ayudarlo compartiendo

Nuestras redes